Planes de pensiones

stellrweb djb1whucfBY unsplash

Índice rápido para impacientes...

Uno de los temas más controvertidos suele ser los planes de pensiones privados. Básicamente, que existan planes de pensiones privados es el resultado de un fracaso del sistema público de pensiones, ya que si hubiera unas pensiones dignas aseguradas por el propio estado no habría necesidad de complementarlas con una pensión privada.

Los sucesivos gobiernos han ido laminando las pensiones públicas, y fomentando que los ciudadanos se hagan un plan de pensiones privado.

La “lógica” es que al ir reduciendo el sistema público la cuantía de las pensiones, porque el sistema público está condenado al fracaso, es mejor complementar esas pensiones con un plan privado.

El colapso final del sistema público de pensiones y otras historias de miedo

La realidad es que hace ya como unos 30 años que el sistema público de pensiones “está colapsando” (notése la ironía en mi frase), y aunque es cierto que cada vez hay menos personas trabajando por cada jubilado, también durante muchos años, incluso recientes, la seguridad social ha sido rentable (sorpresa).

Si el sistema público de pensiones colapsa será porque los partidos políticos de orientación ideológica no amante de lo público, no habrán realizado los cambios necesarios para que este sobreviva y perdure.

El caso de los coches

La matriculación de los coches es un ejemplo claro de lo perverso del argumento anterior. Argumento central de aquellos que quieren desmantelar el sistema público de pensiones.

Si vemos las estadísticas de matriculaciones, podemos observar que hay un descenso:

¿Dónde están los defensores de desmantelar las carreteras porque cada vez las utilizan menos personas?

Nota: lo que ha podido leer hasta ahora es la humilde opinión de Inversor Modesto. Que como ya saben no es ningún gurú, académico, expertos o asesor. Puede tener razón o no, más o menos como todos los economistas, gurús, académicos, expertos y asesores.

Los bancos tradicionales y los planes de pensiones

Existen numerosos estudios que demuestran que los planes de pensiones que ofrecen la mayoría de bancos tradicionales sueles tener unas rentabilidades más bien bajas.

Incluso, hay bancos tradicionales que han conseguido rentabilidades negativas para sus clientes durante varios años seguidos.

Por todo ello, lo primero que debemos pensar si queremos un plan de pensiones privado es analizar con cuidado las rentabilidades pasadas.

Es evidente que las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras, pero si que nos pueden dar una idea de como está funcionando un fondo u otro.

Los nuevos planes de pensiones con fondos indexados

Algunos de los puntos anteriores han ido cambiando en los últimos tiempos, y justamente por eso, algunos de los llamados “new Banks”, especialmente los digitales, han ido ofreciendo planes de pensiones que se asentaban en fondos de todo tipo, y por tanto, han mejorado de forma notable la rentabilidad.

Tanto es así, que muchos planes de pensiones son de facto, fondos de inversión como el que podrías sin problemas.

Esto ha hecho que también los bancos tradicionales se pongan las pilas, y también empiecen a tener planes de pensiones con más rentabilidad.

En estos casos se busca una combinación entre renta fija y renta variable, que proporciona mejores resultados a largo plazo.

¿Quiere decir esto que en mi banco de toda la vida no tienen planes de pensiones rentables?

Ni mucho menos, estoy seguro que tu banco tradicional es maravilloso y tiene unos planes lamar de interesantes, pero por si acaso, mira y analiza la rentabilidad acumulada de esos planes para cerciorarte bien.

Es importante que recabes toda la información, y estar atento a aquellas cosas que haya que analizar, aunque ya seas cliente de la propia entidad y aunque te fíes en mayor o menos medida de tu amable gestor.

Tampoco te estoy descubriendo nada nuevo, siempre en las inversiones hay que buscar la mayor de las informaciones, incluso utilizar un simulador para ver si en gran medida se ajusta a lo que buscas y es tu perfil.

¿Cómo funciona un plan de pensiones?

Pues a la práctica es lo mismo que un fondo de inversión: cada mes o cuando tu quieras puedes realizar aportaciones en la cantidad que quieras (algunos bancos te pedirán aportaciones en una cantidad mínima), y estas van generando un rendimiento anual, mensual o diario.

Esta especie de hucha no la puedes tocar durante los primeros diez años, que es cuando puedes rescatar una parte, aunque de hecho la intención debería ser no tocarla hasta la jubilación.

Puedes generar este plan de pensiones en cualquier divisa, pero te recomiendo que lo hagas en la tuya, en el caso de Inversor Modesto en euros (€).

Las aportaciones pueden realizarse en cualquier momento, de hecho la mayoría de personas que buscan el impacto fiscal realizan sus aportaciones al final del año fiscal para garantizar ahorro fiscal sea mayor, pero todo depende de tus necesidades.

¿Que motiva entonces a hacer un plan de pensiones?

La principal diferencia con un fondo de inversión y un plan de pensiones es la fiscalidad.

Mientras con el fondo de inversión pagarás los impuestos en el momento que retires fondos, en el plan de pensiones puedes obtener una reducción en tu declaración de la renta cada año.

Hay máximos, que en el momento de escribir esta entrada es de 8000€ el año, y como Inversor Modesto no es asesor fiscal no puede darte la mejor de las opiniones, pero la razón por las que la mayoría de personas se hacen un plan de pensiones es por esta, una reducción en el IRPF que deberás pagar en tu declaración.

Es evidente que las aportaciones realizadas en tu fondo de pensiones determinarán ese ahorro fiscal.

La forma en que estén construidos los planes de pensiones: renta variable o renta mixta o renta fija, también determinará si tienen un menor riesgo y los rendimiento netos finales.

El caso concreto de los autónomos

Si que existe un colectivo que quizá merezca hablar de él a parte, y es el de los autónomos. Al tener cotizaciones mucho más bajas para reducir impuestos y gastos mensuales, sus pensiones si serán bastante más bajas que en la mayoría de los casos.

En este sentido, se pueden hacer varias cosas, y aunque lo más habitual es justamente subir la base de cotización los últimos años de trabajo antes de la jubilación para aumentar el sueldo final, cada vez se vuelve más complejo hacer esto.

Por eso, puede ser una buena opción para ir generando unos rendimientos de un capital que ciertamente no puedes tocar bajo ningún concepto, y que además tiene una deducción fiscal en el año posterior, factor que para un autónomo es mucho más relevante.

No puedes tocar tu dinero en 10 años

Una de las peculiaridades de los planes de pensiones es que no podrás efectuar un rescate en por lo menos 10 años, esto quiere decir, que todo lo que inviertas en él no podrás tocarlo en 10 años.

Por tanto, mejor invertir aquello que estés dispuesto a ahorrar de verdad.

Una opción práctica para ahorrar

Aunque parezca mentira, una de las razones por las que muchas personas optan por un plan de pensiones fuera del circuito de sus bancos tradicionales, es porque es una forma de ahorro real y efectiva.

Lo que vas aportando cada mes realmente no lo tocarás en muchos años, fiscalmente tienes una deducción y el dinero te va generando un rendimiento para ir ganando la carrera a la inflación.

Conclusiones

Un plan de pensiones privado es una opción interesante para sacar un rendimiento a un capital que tienes pensado tener bloqueado durante mucho tiempo.

Los beneficios fiscales también pueden ser una buena motivación para suscribirse uno.

Por último, pero no menos importante, puede ayudar a completar una pensión pública baja.

Inversor Modesto siempre ha creído y sigue creyendo que las pensiones privadas tienen suficientes argumentos favorables e interesantes como para no utilizar el tendencioso argumento contra lo público que solo contribuye a atacar las estructuras de red social que ayudan a que todo el mundo tenga un descanso digno al final de sus vidas.

Si huimos de algunos productos poco rentables y que solo ayudan a dar dinero a los bancos tradicionales mediante las comisiones, podemos llegar a tener unos rendimientos que superen la inflación anual.

Disclaimer: Como todos los contenidos de la página, no es una recomendación de inversión, simplemente información útil para que el usuario se forme una opinión y tome sus propias decisiones. Inversor Modesto no es ningún gurú, experto, académico, asesor. Simplemente explica su experiencia y da su opinión.

En un mundo maduro este disclaimer no debería existir, pero la postmodernidad nos lleva a tener que hacer descargas de responsabilidad muy extrañas y elementales.

¿Son los planes de pensiones para mi?

Perfil Inversor

  • Ahorradores compulsivos
  • Autónomos
  • Mentalidad a largo plazo
  • Sin necesidad inmediata del capital

Pues quizá sí, lo que hablamos en Inversor Modesto no es una recomendación de inversión.

Cada cual que haga lo que considere, quizá tu mentalidad de querer ahorrar a largo plazo haga que sea una buena opción.

O quizá los argumentos fiscales te resulten muy estimulante.

También puede ser seas un inversor modesto, y creas que un poquito aquí y un poquito allá es la clave para un descanso final seguro y relajado.

Resumen último y definitivo

Fortalezas

  • Beneficios fiscales
  • Rendimiento óptimo
  • Riesgo bajo
  • Ahorro

Debilidades

  • Capital bloqueado 10 años
  • Fiscalidad retrasada
  • Rendimiento solamente óptimo
  • Comisiones altas

Algunas cosas interesantes

¿Que son las inversiones a corto plazo?

Las inversiones a corto plazo brindan una alternativa a la planificación financiera tradicional a largo plazo porque están diseñadas para proporcionar rendimientos inmediatos orientados a

¿Invertir sin pagar impuestos?

¿Es posible invertir sin pagar impuestos? Cuando analizamos por qué invertir en el mercado de valores en lugar de en bienes raíces u otros tipos